Cría halcones


La semana pasada, el presidente de la República, Juan Manuel Santos, armó un gran alboroto al hablar de las dos manos negras que acechaban al Estado, una de extrema izquierda y otra de extrema de derecha, las cuales “coinciden en tratar de romper el optimismo de los colombianos”. Pero el mandatario cometió una ligereza al identificar una de ellas.

“La de extrema izquierda son las Farc, que quieren a toda costa tratar de que la gente vea que todavía están fuertes”, dijo primero, y a renglón seguido habló de “la mano negra de la extrema derecha, la que no quiere que se repare a las víctimas, la que no quiere que se restituya la tierra a los campesinos; la que también quiere exagerar la inseguridad en el país, para decir que este país es un caos”. Identificar a las Farc como la extrema izquierda es llover sobre mojado; en cambio, cuando JMS habla de la extrema derecha, lo hace de manera muy gaseosa.

Al definir los extremismos de izquierda y de derecha, el Diccionario de Política de Bobbio, Matteucci y Pasquino dice que la diferencia entre uno y otro consiste en que el de izquierda proviene de “las clases que nunca han tenido”, mientras que el de derecha emana directamente de “clases y categorías sujetas a pérdidas repentinas de posición y de status y a una drástica reducción de su influencia política. Es el extremismo de quienes ‘tuvieron’, cuya acción política se vuelve hacia la defensa a ultranza y la reconquista de las prerrogativas político–sociales tradicionales”.

El Presidente no se atrevió a mencionar con
nombre propio a los halcones quizás porque
muchos de ellos fueron sus aliados o
simpatizantes
en la campaña presidencial.

Históricamente, quienes denunciaban en Colombia las maniobras de la extrema derecha eran los dirigentes de la izquierda, que por eso mismo eran acusados de resentidos y facinerosos; pero que lo haga alguien de las entrañas del establishment, como JMS, no deja de tener un especial significado.

No hay que poseer una inteligencia superior para identificar a los representantes de la llamada mano negra de la ultraderecha, esa versión criolla de los halcones de Washington; sin embargo el presidente no se atrevió a mencionarlos quizás, entre otras cosas, porque muchos de ellos fueron sus aliados o simpatizantes en la campaña presidencial.

El problema de hablar de las andanzas de la ultraderecha sin nombrar a sus dirigentes es el mismo en que se incurría hace un par de décadas cuando se hablaba de las ‘hazañas’ de la mafia sin mencionar a Pablo Escobar, los Rodríguez Orejuela, etcétera, personajes que muchos conocían, pero que pocos se atrevían a llamar por sus nombres; ya fuera por temor o porque directamente tenían algún vínculo con ellos.

JMS, que no es ningún ingenuo y sabe perfectamente quiénes son los halcones que lo acechan, no puede seguir con ambigüedades, sino que debe cortar el problema de raíz. Si no quiere que le saquen los ojos.

7 comentarios sobre “Cría halcones

  1. todos en Colombia conocemos uno de los dedos de la mano negra de la extrema derecha que entro al palacion de nariño y se quedó por 8 años en el poder, es sólo el inicio de un sin fin de acusaciones y de frases que, con ambiguedades para descubrir JMS dirá sin señalar a quienes hoy por hoy intervienen en la politica colombiana y que seguramente dieron su aval, un guiño, $$$, cemento, tamales con pan y coca cola, arroz con pollo, lechona, o tejas para las casas en campañas…. Definitivamente colombia es el país de contrastes donde se señala hacia lo que conviene, y se oculta lo que no conviene.

  2. La historia habla de derecha y de izquierda; los que tienen y los que no, luego las “extremas” sencillamente constituyen simbolismos o eufemismos que per se no desnaturalizan el ser de uno o de otro. Santos es de derecha como lo es Uribe, sino no hubieran compartido en el mandato de éste, donde, a propósito se opuso a la ley de victimas que hoy iza con orgullo. Entiendo sencillamente que por virtud del cambio de rumbo, de posición y de política cuando se hizo elegir con la promesa del continuismo de Alvaro Uribe Velez, son las críticas que recibe, por la evidente volteada de espalda, sin que ello signifique que sea el punto de partida de las bombas como la que se colocó al busto de Laureano Gomez.

  3. Mi comentario no tiene que ver con el tema sino con la coincidencia de la palabra quizá. Hace poco la usé en un escrito a propósito de la canción, que supongo se refiere a varios quizá, porque según la RAE no existe 'quizás'. Saludos : D

  4. ni siquiera llegan a halcones, estas aves son de un status diferente, los que sacan los ojos son los cuervos que de una u otra forma son carroñeros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s