Los falsos positivos editorialesLas verdades de Plinio

Cada vez se hace más evidente la farsa de la entrega del tristemente célebre frente ‘Cacique Gaitana’ de las Farc, realizada en marzo de 2006 y presentada por el gobierno como otro gran golpe a las Farc.

Aunque desde el comienzo algunos escépticos empezamos a sospechar, desde el gobierno se insistía en la veracidad de la entrega, aunque faltaban muchas explicaciones. Uno de los cabos sueltos estaba relacionado con una avioneta que supuestamente entregaban estos guerrilleros, y que estaba localizada en la Costa Atlántica, pese a que la entrega de ellos se produjo en el departamento del Tolima. Unos días después de la publicitada entrega se descubrió que la nave nunca perteneció a las Farc y que había sido decomisada mucho tiempo antes por la Dian.

A comienzos de este año la confesión de un guerrillero removió el tema nuevamente y los áulicos del uribismo salieron a desmentir dicho testimonio, aduciendo que se trataba de una estrategia para desprestigiar al ex presidente Uribe y al entonces Comisionado de Paz, Luis Carlos Restrepo.

En su columna del 1º marzo pasado, Plinio Apuleyo Mendoza –cuasi ex periodista y ex embajador de Uribe (y de Samper)– hizo su propio aporte, contó que había hecho una gran investigación y publicaba las conclusiones de la misma, en una hilarante columna titulada: La verdad detrás del ‘show’.

En ese artículo Mendoza pretende cerrar la discusión acerca de la desmovilización del ‘Cacique Gaitana’ e intenta poner en ridículo a quienes nunca nos comimos el cuento.

Hoy, nuevamente, el tema volvió al primer plano, gracias a un artículo publicado en El Tiempo –periódico del cual Mendoza es columnista– y en el cual el guerrillero a cargo de la teatral  desmovilización acepta que, en efecto, hubo maniobras turbias con fines electorales e intereses políticos.

Esta nota publicada hoy, 1 de mayo, me obligó a escarbar en Internet para recuperar la nota de Mendoza con la cual demuestra que sus virtudes de sabueso periodístico están bastante mermadas y que al parecer huele por las orejas, pues no de otra forma se entiende que, después de tantas evidencias, él mismo avalara la versión entregada por Biófilo, que se contradice bastante con la que divulga hoy El Tiempo.

Reproduzco aquí algunos párrafos de una y otra nota, para comparar las versiones. Las frases en negro corresponden a los apartes de la columna de Mendoza, y los textos en rojo, a las revelaciones hechas hoy por el citado periódico.

Muchos colombianos quedamos en vilo cuando leímos en la prensa que la estruendosa desmovilización del contingente de las Farc llamado ‘Cacica Gaitana’, hace hoy cinco años, había sido una farsa. Uniformes nuevos, armas de utilería teatral, un comandante de boina roja y cola de caballo al frente de hombres sacados nadie sabe de dónde y presentados como guerrilleros: tal es el cuadro que nos ha sido pintado.

La denuncia, hecha por un ex guerrillero llamado José Alfredo Pacheco y por otro recluso, busca poner en la mira de la Fiscalía al entonces comisionado de paz, Luis Carlos Restrepo, a un general y a un coronel. Y, de pronto, al propio Uribe.

“Había un afán de hacer una acción mediática que influyera en el electorado y en la moral de las Farc”, aseguró el ex guerrillero sobre esa desmovilización, que fue coordinada por autoridades militares y respaldada por la Oficina del Alto Comisionado. 

¿Será cierto? Como existe hoy en el país un rentable comercio de testigos, tengo una desconfianza visceral por los que aparecen años después del suceso que denuncian. Así que resolví hacer mi propia indagación. 

[…]  

Felipe me contó cómo, al frente de 52 compañeros, eludiendo la amenaza de las Farc, se había desplazado desde el cañón de Las Hermosas buscando garantías para su entrega. Luego de recibir a petición suya la visita del coronel Castellanos y de dos enfermeras, y de hablar por teléfono con el Comisionado de Paz, decidió entrar a La Tebaida.

‘Biófilo’ afirma que fue engañado por ‘Olivo Saldaña’, y que el ex comisionado de Paz Luis Carlos Restrepo y el coronel del Ejército Hugo Castellanos –quien coordinó la entrega– avalaron “algo que era turbio”. 

“La mía y la de mis 52 compañeros fue una limpia desmovilización –me dijo–. No hubo farsa alguna. Las armas eran reales.

Ante un fiscal de Justicia y Paz, ‘Biófilo’, que siempre había sostenido lo contrario, admitió por primera vez que al lado de varios que sí eran guerrilleros se desmovilizaron al menos 33 personas que nada tenían que ver con las Farc, entre ellos delincuentes comunes de Bogotá y Pereira.

[…] 

Gracias a una casa que dos días antes nos brindó el ejército, pudimos lavar nuestros uniformes.

Los uniformes –dice la versión conocida por EL TIEMPO– los trajo Álvaro Agudelo y los restregaron contra piedras para que se viera el desgaste.  

Ahora bien, puedo responder por mis compañeros y no por los 10 hombres –supuestas Milicias Bolivarianas– que aquel día hizo llegar Olivo Saldaña con su hermana”.
Según el guerrillero, se pagaron entre 800 mil y un millón y medio de pesos para juntar gente. Y a él particularmente le habrían ofrecido sacarlo del país. Los últimos ‘colados’ llegaron al sitio (La Tebaida, Quindío) con Rocío, hermana de ‘Saldaña’, y –dice Biófilo– “eran los que estaban más perdidos en todo”. Allí llegaron varios menores de edad reclutados en Bogotá.

Todo esto se lo contó Felipe, durante seis horas, a una redactora de Semana. Pero el editor de la revista no tomó en cuenta lo referido por él. Prevaleció la primicia mediática, el vistoso show del falso contingente guerrillero. No hay duda: la desinformación disfrazada de información es otro problema nacional.

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Consolas}

Por lo visto, en su afán de defender a Uribe y su estrategia de seguridad democrática, tejida con engaños, muchos escogen qué creer –así los hechos demuestren lo contrario– para después reescribir la historia a punta de medias verdades y manipulaciones, arte en el cual Plinio Apuleyo Mendoza se ha consagrado con laureles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s