Disculpen la interrupción

Qué pena con ustedes, que están tan emocionados celebrando el comienzo del gobierno de Juan Manuel Santos, pero creo que es demasiado pronto para cantar victoria (y para predecir desastres).

Muchos estamos gratamente sorprendidos con la escogencia del gabinete de JMS, pues la mayoría de los ministros parecen idóneos y preparados para desempeñar sus cargos y tratar de corregir las irregularidades y limpiar los escombros desparramados a lo largo y ancho del país, tras ocho años de desastre furibista.

Sin embargo, aunque han pasado escasos 12 días de la nueva administración, no es muy temprano para recordar que el señor Santos hizo parte del gobierno que lo precedió y que dejó este país sumido en la más honda desigualdad del continente, con unos índices injustificables de miseria, en una época en la que supuestamente tuvimos un crecimiento récord de la economía, un incremento importante del turismo y unos niveles de inversión extranjera sin precedentes.

Como el mismo Primer Mandatario lo reconoció en su discurso de posesión, en este país queda mucho por hacer, y aunque el rollo de la prosperidad suena muy bonito y hasta convincente, ésta no se consigue solamente a punta de anuncios ni de buenos nombramientos. Tampoco se avanza mucho con la simple promesa de darle una vuelta a la página, como tratando de desdecirse del discurso de campaña, en el que el candidato ganador nos retrataba un país limítrofe con la perfección.

La historia no se cambia apenas con un catálogo de buenas intenciones, sino promoviendo verdaderas transformaciones. En este sentido, queda un muy mal sabor al ver que JMS ratificó en sus cargos a los señores Darío Montoya y Felipe Muñoz, directores del Sena y del DAS, respectivamente. La continuidad de Montoya, luego de los cuestionamientos en los que se vio inmerso en la campaña y las sombras que sobre él cayeron por las supuestas componendas clientelistas con JMS, no es una buena noticia a la hora de hablar de buen gobierno.

El caso de Muñoz es aún más delicado, pues si la intención de renovar, limpiar y fumigar la casa era genuina, el DAS era el lugar más indicado para darle inicio a esa tarea. Por su cercanía con el Presidente, por la pérdida de credibilidad, por el tamaño del escándalo que lo ha rodeado y por los perjuicios que le ha causado a la democracia colombiana, esa institución debía ser la primera que reflejara las intenciones purificadoras del nuevo gobierno. Pero no fue así.

El remplazo del director del DAS habría sido una buena señal y no se entiende por qué JMS desperdició esa oportunidad única de demostrar que su discurso de transparencia era sincero. Y si lo que pretendía era seguirle cuidando la espalda a su amigo Felipe Muñoz, habría podido premiarlo con un nombramiento diplomático. Eso sí, lejos de Roma, ciudad que se ha convertido en una elegante y exclusiva antesala del infierno.

4 comentarios sobre “Disculpen la interrupción

  1. En medio de tanta esperanza que al parecer reina entre los colombianos con el nuevo gobierno, yo sigo sintiendo algo de desconfianza, como lo mencionaba hace unos pocos días, últimamente los discursos presidenciales suenan tan esperanzadores que me asustan. En un principio pensé que era pura paranoia tras los 8 años del presidente Uribe, pero con esta columna ratifico mi temor, no soy la única que no se fía de tanta perfección y esperanza.
    En cuanto a lo del DAS, pensé justamente lo mismo, Muñoz, es tal vez en este momento la cara del escándalo de las chuzadas y su camaradería con Uribe, lo convierte en el candidato ideal para desaparecer de la escena política, si de cambios estamos hablando.
    Sinceramente yo pienso que estamos cayendo sumisos frente a la imagen de perfección que están vendiendo los medios de comunicación, mientras en las calles sigue muriendo gente. Y eso es aún más peligroso.

  2. Es Increible que Darío Montoya siga en el SENA, la ineficiencia con que gasta CIENTOS DE MILES DE MILLONES es pasmosa. Se dedica solo a levantar edificiesotes, elefantes blancos y proyectos de nombres rimbombantes que generan mucha prensa pero un mínimo de impacto. Esta alianza Político-Mediática nos tiene jodidos. PROTESTO POR LA INFICIENCIA, DESPILFARRO Y FALTA DE LIDERAZGO DE DARÍO MONTOYA EN EL SENA

  3. En estos asuntos, me declaro totalmente subjetiva, me gusta Santos simplemente por no seguir viendo a AUV, es que esa manera de gobernar de Uribe y lo belicoso que era como presidente me tenia fatigada y que conste que lo seguia a larga distancia. En cuanto a Juan Manuel Santos no le reconozco mayores meritos que el de tomar las decisiones que le eran coyunturales y el, como presidente, sabe que le tocaba hacer algunas cosas para sobrevivir como tal, asi que tiene que aguantarse a Chavez, sonreirle y ser tolerante con el aunque en el fondo le este mentando la madre precisamente por tener que aguantarselo. Y el problema con las Cortes, era un asunto personal de Uribe no heredable En cuanto a a su gabinete, creo que nombro a aquellos que forman su entorno y quiza un poco mas inteligentes y preparados que el, con la diferencia de JMS es el presidente. Lo de la ratificacion del director del DAS, muestra la cara de Santos que a muchos nos asusta, esa ratificacion me recuerda la turbia epoca de los 'falsos positivos”, siendo el, ministro de defensa. Definitivamente, toca esperar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s