“Me voy con la cabeza en altoy sin arrepentimientos”

Habla el presidente saliente, en su última entrevista como mandatario.

Poco antes de reunirse con las delegaciones invitadas, el Presidente de la República dice que entrega el mando a su sucesor “con la cabeza bien alta y sin arrepentimientos”. Reconoce que hubo momentos duros y que se cometieron algunos errores; sin embargo, afirma que nunca quiso “tirar la toalla” y que los años que estuvo al frente del país fueron “maravillosos”.

¿Qué le deja usted al país?

Una democracia más fortalecida. Un ejemplo de ello fue la transición de mando. El gobierno del nuevo presidente no tendrá que perder muchos meses en investigar qué es lo que se hace y con qué se cuenta.

¿Cómo ve el futuro del país con el nuevo gobierno?

Tengo optimismo en que esa ola de crecimiento en la economía que dejamos se convierta en mayores ingresos para los compatriotas. Van a encontrar instituciones más fortalecidas. Ahora podrán empezar a reducirse las desigualdades entre los compatriotas, y creo que el Estado debe cumplir ese papel de atender a quienes tienen más necesidades y menos oportunidades.

¿Cree que es posible un gobierno socialdemócrata en el país, como el que plantea su sucesor?

Hay que ver la definición de socialdemocracia. En pocas palabras, es un gobierno que cobra muchos impuestos y que reparte muchos recursos a los más pobres. Ha funcionado en Europa, países con mucha cultura y con mucho civismo, pero no sé si pueda aplicarse en nuestro país. Para ello tenemos que ser mucho más transparentes, tener una legislación adecuada y certeza jurídica.

¿Tuvo que pagar usted deudas políticas?

No recuerdo exactamente si tuve que pagar deudas políticas. Hay que consensuar, sentarse con la oposición para alcanzar acuerdos. Fuimos muy criticados por un cafecito que me tomé con el jefe de la oposición.

Entonces, ¿por qué la presencia de tantos representantes del sector económico en su gabinete?

Queríamos ser muy buenos ejecutores, y lo hemos sido. Queríamos tener resultados positivos en la economía, en la recaudación y en la infraestructura. Pienso que eso no nos resta valor, y no me arrepiento de las acciones emprendidas. Queríamos actuar con resultados y avanzar en los programas.

¿Le preocupa que haya una cacería de brujas, sobre todo ahora que no tendrá la inmunidad de un gobernante?


No me preocupa ninguna cacería de brujas, no tenemos nada que esconder. Estamos a la orden de cualquier persona o institución que quiera información. No dudo de mis funcionarios y somos respetuoso de la ley.

¿Qué significó para usted ser presidente?

Fue un orgullo; creo que no hay un compatriota al que no le haya pasado por la mente ser presidente, y creo que se debe cultivar. Ojalá todos quisieran ser presidente. Pienso que somos una democracia muy joven; tiene que ir madurando y dando sus frutos.

¿Pasó por su cabeza alguna vez darle una patada a todo e irse a su casa?

No. Fueron cuatro años maravillosos para mí, a pesar de momentos complicados, pero los enfrentamos con mucha paciencia y calma para tomar las mejores decisiones. Para mí fue un honor haber servido a mi país y, sobre todo, retirarnos con la frente en alto.

¿Es éste un mejor país ahora, después de su gobierno?

Absolutamente mejor. La economía creció significativamente, así como la tasa de tributación.

Pero los índices sociales no se pudieron mejorar.

Es difícil juzgar con los indicadores que tenemos. Sin embargo, la pobreza la redujimos en un importante porcentaje.

¿Con qué presidente de la rgión tuvo mejores relaciones?

Hay mucha cercanía y solidaridad con el presidente de Estados Unidos.

¿Cuál es la agenda pendiente que dejó su gobierno?

Un país que está en vías de desarrollo requiere de un proceso. Un país sin seguridad no atrae inversión ni turismo. Son lamentables las muertes de compatriotas, y hay una lucha puntual de América Latina con el narcotráfico, el terrorismo y el crimen organizado; temas sociales que antes no se tenían y ahora tienen mucha fuerza.

¿Cuál cree que fue su mayor error?

Cometimos muchos errores, como humanos que somos. Hubo muchos momentos difíciles, como los desastres naturales o el tema de la banca. Pero el país que dejamos es más solidario, más influyente, y ese es el mejor legado de mi administración.

¿El mayor logro?

Es difícil puntualizar. En Educación, el haber entregado 60 mil computadoras a maestros, 10 mil en secundaria, lograr la cobertura total para los niños de primaria; mejor infraestructura, macroeconomía muy controlada, el tipo de cambio se mantuvo, certeza jurídica en inversiones…

¿Tiene más o menos amigos después de cuatro años?

Tengo los mismos de siempre.



La anterior entrevista fue concedida por el presidente conservador de Guatemala Óscar Berger, poco antes de entregarle el poder a su sucesor, Álvaro Colom, en enero de 2008. Es una muestra de que en todas partes los presidentes acuden siempre a los mismos lugares comunes. Cualquier parecido con la realidad colombiana es algo más que coincidencia. (La entrevista original fue publicada en el diario Prensa Libre).

8 comentarios sobre ““Me voy con la cabeza en altoy sin arrepentimientos”

  1. Creo yo que lo más sorprendente no es precisamente que haya personas en cargos de poder que se comporten de la misma forma; lo sorpendente es ver cómo, independientemente del país, las personas escogen a quienes gobiernan y no piensan en generar el cambio que probablemente necesitan con su voto.
    En todo caso, en nuestro país cada gobierno nos deja “detallitos” o, si se quiere, “picardías” para recordar (e.g., ejecuciones extrajudiciales).

  2. Ay no Vladdo, leia la entrevista y me iba enervando en contra de AUV y al final termine con una carcajada. Muy buen ejercicio jajajaja…Gracias. (aunque percibi algo raro cuando hablo de las buenas relaciones con el presidente de EE.UU, bueno pero como el ha dicho tantas mentiras, una mas…..)

  3. iba embalado pero trastabille con lo de los cuatro años maravillosos…intenté conectar la logica de esa frase en el resto de la entrevista pero solo pude al final… pense que uribe ni se habia dado cuenta que eran ocho años, talvez debido a esa verdad de que “el tiempo es tan corto en el placer”…jejej

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s