Caricatura en serio

Si al público en general le importa poco la suerte de los medios o de los periodistas, es peor el desinterés por la caricatura editorial; pero no por parte del público, sino por parte de nuestros colegas periodistas.

Ese desgano comienza por las directivas de varios medios, en los cuales las caricaturas son tratadas como material de tercera. Aunque publicaciones como El Espectador, Semana o El País, son respetuosos de este género periodístico y les dedican generosos espacios en sus páginas, ésa no es la norma, pues la mayoría de los medios no sólo les pagan mal a los caricaturistas, sino que someten sus trabajos a distintos filtros antes de su publicación.

En el periódico El Tiempo, por ejemplo, los caricaturistas no tienen día ni espacio fijo (como ocurre con los columnistas), sino que les toca enviar varias propuestas, para que el encargado de las páginas de opinión escoja supuestamente la mejor. Como resultado, de la docena de caricaturas enviadas en promedio cada día se publican dos o tres y las demás van a parar a la papelera de reciclaje; y como no salen publicadas, no se pagan. Esa práctica maligna deriva en que, en vez de expresar lo que piensan, los caricaturistas terminan dibujando para pasar el filtro; es decir: hacen caricaturas para los editores y no para los lectores.

Por otra parte, en El Colombiano, otro de nuestros grandes periódicos, gracias a la godarria de sus propietarios, a los caricaturistas les prohíben tocar temas neurálgicos para la Iglesia, como la pedofilia de ciertos curas.

Pero el desdén por la caricatura se manifiesta también en el cubrimiento de las actividades relacionadas con esa disciplina. Esta semana están reunidos en Bogotá algunos de los más importantes caricaturistas de Europa, Estados Unidos y América del Sur, que junto a sus colegas colombianos están participando en el Foro Internacional de Caricaturistas por la Paz y la Libertad de Opinión, organizado por la Alianza Francesa; y a pesar de que a todos los medios capitalinos se les ha mandado la información sobre el evento, es muy poco lo que se ha publicado.

Salvo El Espectador y Semana que, al igual que La W, han dedicado varias notas al tema, la prensa bogotana prácticamente ha brillado por su silencio. Poco importa que aquí esté Plantu, caricaturista insigne de Le Monde y fundador de ‘Caricaturistas por la Paz’, organización surgida en 2006 para responder con dibujos a la violencia contra los ilustradores que pintaron a Mahoma en un periódico danés. Tampoco interesa mucho la presencia del dibujante norteamericano Daryl Cagle, director de una de las más importantes asociaciones de caricaturistas de Estados Unidos.

Es una lástima que los medios bogotanos no informen suficientemente sobre todas estas discusiones, conferencias, exposiciones y demás actividades que con toda seguridad el público encontraría muy atractivas. Los interesados aún pueden consultar la programación del Foro en: http://bogota.alianzafrancesa.org.co. Créanme que vale la pena.

2 comentarios sobre “Caricatura en serio

  1. Hola Vladdo muy bueno el evento. Excelente poder conocerlos, escuchar las experiencias, anecdotas de cada uno de los caricaturistas participantes.

    Escuchar reflexiones, opiniones y pensamientos que tienen acerca del oficio y sentirme sintonizado con muchos de dichos razonamientos, fue muy buen para mi y pienso que lo serán para mi trabajo.
    Ojalá se sigan dando más oportunidades como estas y lástima que no tuvo la suficiente difusión que el evento merecía.
    Un saludo

    Leo
    http://leosatira.blogspot.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s