Los prescindibles

En un país tan agitado informativamente, para un columnista es difícil decidirse por un tema para comentar. Algunos son importantes, pero no muy atractivos para el público; otros son muy llamativos, pero también resultan insustanciales. Lo ideal es cuando se juntan el interés del autor con el interés del lector, cosa que muchas veces uno cree que pasa, aunque en realidad es un enigma.

Yo no sé dónde radica el misterio, pues en más de una oportunidad un artículo escrito sin mayores pretensiones se dispara y se convierte en un fenómeno. Los colegas lo comentan, los lectores del blog lo elogian, los editores se alegran, los otros medios lo reproducen, etcétera. En contraste, en otros casos uno se faja columnas en las que pone el alma, con la esperanza de que trasciendan, ¡y nada! Pasan sin pena ni gloria.

En estos días de celebraciones periodísticas, por ejemplo, así como se ha celebrado la absolución del columnista de El Espectador Alfredo Molano, a quien habían demandado por injuria, se ha lamentado mucho el cierre de Cambio y el despido de su director, Rodrigo Pardo, y su editora, María Elvira Samper, periodistas de grandes quilates y comprobada independencia. Han corrido chorros de tinta en los periódicos y en las revistas, y no han faltado los comentarios en radio y televisión, en los que se hace referencia a dichos temas, pero da la impresión de que el gran público no se conecta con el cuento; la historia no cala entre la audiencia.

Me parece que para la gente no es tan clara la importancia de los periodistas ni de los medios de comunicación, sobre todo si se trata de diarios o revistas; recordemos que este es un país donde la gente no es propiamente adicta a la lectura. Creo que el cierre de un medio se ve como el asesinato de un muchacho pobre. “Por algo lo habrán matado”, suele decirse.

Para el ciudadano promedio aquello de la libertad de prensa es una cosa intangible, que en apariencia no le afecta la vida cotidiana y de la cual se puede prescindir, así sea uno de los pilares de la democracia (la cual tampoco se sabe muy bien por qué es importante).

El caso de Venezuela ilustra bien esa actitud. A pesar de que se han presentado varias y masivas protestas contra Hugo Chávez por el cierre del canal de televisión RCTV, a los venezolanos lo que de verdad los tiene enloquecidos son los cortes de luz. Y en Cuba a la gente la tiene sin cuidado que no haya prensa libre, pero sufre con el racionamiento de comida, porque eso los perjudica directamente. Y aquí cierran una revista y nadie se pellizca; excepto algunos periodistas.

Sin embargo, el público no tiene la culpa del todo. Total, si a ciertas empresas periodísticas no les interesa la suerte de sus propios medios, ¿por qué habría de interesarle a la ciudadanía?

http://havladdorias.blogspot.com

13 comentarios sobre “Los prescindibles

  1. Comparto eso que dices en los dos primeros párrafos, porque lo he vivido en carne propia. Sobre lo demás, Maquiavelo decía que los hombres olvidan más fácilmente la muerte de su padre que la pérdida de su patrimonio. Como son temas que no tocan a nadie directamente, pasarán desapercibido. Pero si tocan el bolsillo de la gente el tema estará en boca de todo el mundo (ej: AIS)

  2. A este paso nos vamos a quedar con El Tiempo, Soho y Tv y Novelas. Pero es cierto, el tema no cala mucho, la gran mayoría de la gente se informa por medio de los noticieros de televisión, que ya sabemos como son (salvo Noticias Uno, que igual no lo ve nadie). Lo mejor está por venir, me imagino como irán a ser los noticieros del canal Planeta, nos van a hacer añorar la objetividad de Vicky Dávila y la independencia del gordo García.

  3. Así como sucede con la importancia de la libertad de prensa, que la ciudadanía subvalora, ocurre con el derecho al voto, ciertas personas de “la clase política” han hecho hasta lo imposible para hacer ver el derecho al voto como algo sin importancia, que se puede comprar con una simple bolsa de cemento o por míseros veinte mil pesos…

    Puede saberse por qué es importante la libertad de prensa o el derecho al voto pero muchas personas no tienen en cuenta por qué no debemos prescindir de éstos derechos

  4. Vladdo, bien por la corrección del trastoque, tal vez es la primera vez que los Cléobulos caen a su columna. No le tienen paciencia. No comprenden que nadar y cuidar la ropa es muy duro. Atento saludo y apreciamos el tiempo que nos dedica para que podamos leer algo interesante.

  5. Vladdo

    Fácil, por que, en mi caso, veo a los periodistas como un bien acomodado porcentaje de personajes de “familia tradición y sociedad” que no siempre representan lo que yo quiero.

    El cuarto poder lo es en tanto maneje a las masas y pues de eso los canales privados y El Tiempo tienen ya bastante experiencia.

    La masa no se preocupa por AIS, se preocupa que le toquen las cesantias para pagar el cáncer, la masa quiere novela de narco y pocheca voluptuosa después de un noticiero de 2 horas que no dice nada.

    La masa esta viendo novelas… no la moleste… los que leemos y escribimos… somos otro cuento.

  6. Un proverbio español dice que “Hay tres cosas que nunca podrán recuperarse: la flecha lanzada, la palabra dicha y la oportunidad perdida”. Aparece una cuarta de altísimo vuelo con el Decreto de Emergencia Expedido con Fuerza de Ley que afecta a la salud: cómo es posible que todo un presidente de la República usurpe al Congreso, dicte normas y luego recule de manera ostensible y grosera. ¿será que este señor no sabe lo que significa legislar para un país de 45 millones de personas?. Insisto, dudo mucho que Uribe haya ido estudiar a la Universidad a estudiar Derecho. En fin, no es posible reparar el malestar que llevó incluso a los Javerianos a marchar patrocinados por esparkies, chiclets adams y tenis adidas. Como dicen en Boyacá “pa´las meras verguenzas”.

  7. Frente a los Decretos de Emergencia solo queda decir que hay un manógrafo llamado Palacios, un firmón a quien sus padres llamaron Álvaro y que se privatizó la función legislativa, léase contratistas estatales que desconocen la soberanía del Pueblo y el arte de expedir normas; pronto veremos a algunos penalistas dsede sus oficinas privadas exigiendo que se derogue la pena de muerte mediante resolución de un Inspector de Policía.

  8. Si nadie se conmueve por los falsos positivos, las masacres que han provocado millones de desplazados y la corrupcion, solo para citar tres ejemplos, como vamos a pretender que a la gente le conmueva la existencia o no de un medio de comunicacion???.

    Y los mismos medios son los responsables esa indiferecia, si hasta el mas tonto se da cuenta de la manipulacion que hacen de las noticias a favor de sus intereses o del grupo economico que los controla. De esto se salvan algunos columnistas o una u otra unidad investigativa, pero eso no es suficiente.

  9. Producida la legislación de emergencia económica por algunos juguetones funcionarios públicos que se auxilian para el efecto pagándole al sector privado, esperemos posteriormente a un inspector de policía derogando la prohibición constitucional de la pena de muerte, lo cual motivarán aduciendo que así lo dijo la oficina privada de los penalistas de la familia presidencial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s