Fantochería nacionalista

Es indudable que Álvaro Uribe ha transformado profundamente a este país en muchos campos, no necesariamente para bien, pero, como ocurre generalmente con las acciones gubernamentales, las secuelas de esa metamorfosis no se pueden apreciar ahora mismo, sino que irán emergiendo a mediano y a largo plazo.

No obstante, hay uno de esos reajustes de la era Uribe que es muy palpable, que se respira en el ambiente, que desde hace rato ha calado en mucha gente, ya sean empresarios, líderes gremiales, congresistas, mandatarios regionales y locales, periodistas, artistas, etcétera. Me refiero al patrioterismo, definido en el diccionario de la RAE como “alarde propio del patriotero”, o sea de alguien “que alardea excesiva e inoportunamente de patriotismo”. Dicho en otras palabras, un fantoche tricolor.

En honor a la verdad, hay que recordar que esa fantochería nacionalista no empezó en 2002, sino que se remonta a dos gobiernos atrás, cuando a Ernesto Samper se le ocurrió la aburridora idea de embutirnos el himno nacional dos veces al día en todas las emisoras de radio, intentando acallar con las notas de Oreste Sindici el ruidoso escándalo del proceso 8000. Esa nueva tradición fue mantenida por Andrés Pastrana, quien además puso de moda las pulseritas tricolores de hilo y lanzó la campaña “Vive Colombia, viaja por ella”.

Tras el ingenuo y fracasado proceso de paz de Pastrana, Uribe recogió ese descontento nacional para erigirse en presidente y autoproclamarse salvador de “esa Colombia postrada ante el terrorismo” que dice haber encontrado en 2002. Desde entonces un pilar de su discurso populista ha sido la exaltación de lo criollo, del amor nacionalista, del orgullo tricolor, porque Colombia es Pasión. Esa supremacía patriótica ha propiciado unas conductas de fantochería verdaderamente ridículas, cuyo más reciente capítulo es la indignación que está causando una película de Hollywood llamada ‘Cartagena’, que tiene con los pelos de punta a Judith Pinedo, la célebre alcaldesa de la Ciudad Heroica, quien está moviendo cielo y tierra para que le cambien el nombre a la cinta, porque supuestamente hace quedar mal a su ciudad y al país, al hablar de narcos, droga y violencia, como si todo eso fuera mentira. Qué pobreza de argumentos, qué mente tan estrecha, qué decepción…

Aun si el nombre de la película fuera sólo un gancho comercial, ‘Mariamulata’ debería aprovechar la ocasión para promocionar la ciudad, en vez de armar controversias que no vienen al caso. ¿O será que ‘Miami Vice’ perjudicó mucho a la Capital del Sol? Yo no me imagino al alcalde Michael Bloomberg protestando porque ‘CSI New York’ muestra que en esa ciudad hay asesinatos. La joven alcaldesa debería seguir el ejemplo de la ciudad de Dallas, que convirtió en sitio turístico el rancho de J.R. Ewing, cabeza de una familia que practicaba todos los vicios y muy pocas virtudes.

La querida Judith todavía puede evitar que le pase lo mismo que a Gabriel Silva, quien quedó en ridículo por el escándalo que armó por una caricatura sobre el café de Colombia.

7 comentarios sobre “Fantochería nacionalista

  1. Vladdo: En el lenguaje medioeval se decía NO HAY MULADAR SIN PULGAS NI LINAJE SIN PUTAS -creo que esto lo retoma EL QUIJOTE-. Nosotros siempre tan “orgullosos”, el cine norteamericano utiliza la bandera, sus instituciones y la geografía propia para hablar bien y mal de ellos mismos y nunca se ofenden ni aquello trasciende, solo esperan el resultado de la taquilla. Y nosotros tan folclóricos nos acostumbramos a meter el mugre debajo de la alfombra y esa triple moral colabora en mantenernos como estamos. Si fuera en un bus Bolivariano pediría una bolsa.

  2. Hay otro fanatismo que Uribe también está poniendo de moda: el religioso. En un estado laico, como debería ser el nuestro, no debería meterse la religión a la fuerza en cada acto oficial.

  3. Tiene razon Vladdo, con eso del escandalo por la pelicula lo unico que vamos hacer es un gran oso. Cartagena ya tiene su nombre muy bien posicionado como ciudad turistica.

    Le cuento una anecdota, un sabado me puse una camiseta con la imagen de Cartagena y me fui a un Lowes a comprar plantas y un sr americano me paro, para contarme que habia pasado vacaciones en Cartagena, que le habia encantado, que era una de las ciudades mas lindas que habia conocido. Lo siento, pero ese dia si que se me alboroto el “patrioterismo” jajaja….

  4. Al gobierno con lo de las chuzadas le pasa lo de la infiel que la sorprende el marido con otro y ella solo acierta a decir ¿QUIÉN ME PUSO ESTE HOMBRE ENCIMA?

  5. Estimado Vladdo: Como probablemente sepa, en la revista Semana se encuentra desde hace ya varios días una encuesta acerca que dice “Frente a una eventual reelección usted se considera…”. Una de las opciones dice “Es anti-uribista y está en contra de la reelección”, que fué por la que yo voté hace unos cuantos días, y en ese momento, esta opción tenía el 52% de los votos. Misteriosamente, hoy volví a mirar dicha encuesta, y la mencionada opción aparece sólo con un 4%. Curioso, no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s