Pombo, director

Me alegró mucho ver que Semana tenía toda la razón hace algunos meses cuando habló del nombramiento de Roberto Pombo como nuevo director de El Tiempo, información que fue vehementemente desmentida por Luis Fernando Santos, presidente de esa casa editorial. Varias cosas cabe anotar sobre ese relevo en el que es sin duda uno de los medios más influyentes del país, pero que dejó de ser el dueño de la verdad, como se creía antaño.

Su poder llegó a ser tan grande que un humorista que escribía en sus páginas editoriales puso a tambalear a un presidente. Para que me entiendan algunos, como el joven representante Simón Gaviria, hay que recordar que las picantes notas de Lucas Caballero, Klim, le causaron tal enojo a Alfonso López Michelsen que, para calmar su irritación, el periódico respaldó al mandatario y prescindió del columnista, quien regresó a El Espectador, donde había comenzado su carrera varias décadas antes. Ese espisodio ilustra bien cómo funciona la independencia de ese diario frente al poder.

A propósito, Daniel Samper Pizano, uno de sus más leídos columnistas, decía ayer que alguna vez el director Roberto García–Peña al referirse a las contradicciones editoriales del periódico decía “que El Tiempo es a veces un fantasma que opina distinto a lo que pensamos quienes lo escribimos”. Esta frase al parecer no ha perdido vigencia y explica, pero no justifica, el cinismo de su filosofía editorial.

Sobre los salientes directores, el balance creo que no es el mejor. Yo leo El Tiempo desde 1976 y creo que informativamente no lo había visto en un punto más bajo: hay muchas noticias que no trae; otras que distorsiona y otras que publica reducidas a un párrafo en cualquier rincón invisible. Por ejemplo, la forma como presentaron el año pasado la información sobre la captura de Mario Uribe (con el título “Ambiente político, al rojo vivo”) es apenas un vergonzoso botón de muestra.

En el área de opinión, a Enrique y Rafael hay que abonarles el hecho de que diversificaron la oferta de columnistas de distintas tendencias, pero el periódico como tal conserva una marcada influencia uribista, tal vez jalonado por el hecho de que tres de sus accionistas son funcionarios del ejecutivo. (Claro que a veces me pregunto si El Tiempo es uribista porque ellos están en el gobierno, o si Uribe los escogió porque ellos eran de El Tiempo).

Adicionalmente, Enrique se va en deuda con los caricaturistas, que son tratados como columnistas de segunda, tal como se lo he reclamado a él mismo reiteradamente. Hace muchos años el ahora consejero me dijo: “Espere que yo asuma la dirección”. Y la asumió, la ejerció y la dejó sin resolver nada, gracias a lo cual los caricaturistas siguen sometidos a un filtro diario, y terminan haciendo caricaturas pensando más en el director que en el lector.

En todo caso le deseo la mejor suerte a Roberto, por el bien del periódico, de nuestro oficio y, sobre todo, de los lectores.

8 comentarios sobre “Pombo, director

  1. Muy de acuerdo contigo Vladdo, El Tiempo hace rato que dejó de ser y ejercer periodismo independiente, de todos es conocido que la realidad de un país y de lo que sucede en el es transmitido por la figura del humor que ejercen los caricaturistas y el hecho de que se manipule lo que expresan es un indicio del tapen tapen que los dueños del poder ejercen para mantener calmados al pueblo.Pero que podemos esperar de un gobierno que acaba de “premiar” por ejemplo a Alvaro García otrora director de noticias en RCN con una embajada.Ya los canaletes privados se calmaron después de que la Comisión de TV (quien no explica todo ese contubernio con respecto a prórrogas y licitaciones), les hizo una “rebajita” y por supuesto continuarán con el “Tapen Tapen”Así mismo es El Tiempo y sus directores, pobres columnistas y caricaturistas, a veces uno tiene que “acomodarse” con tal de tener para la papita, es una realidad que tampoco podemos ocultar, pero la pregunta es… a que costo?.

  2. Yo este año me hice la promesa de no leer mas basura que incentive a la mediocridad.. y uno de mis primeros puntos en tachar ha sido ELTIEMPO.COMSin embargo, a veces entro solo a leer a Carlos Solano y a Salud Hernandez, pero de igual manera me parece terrible conocer todo lo que ha descrito el autor de este honorisimo Blog.Lastimosamente esos son los medios informativos de este pais… una total patraña!!Saludos!

  3. Querido Vladdo, Usted menciona “…el periódico (El tiempo) como tal conserva una marcada influencia uribista”. – los paréntesis fueron incluidos por mi- Pero yo me pregunto si no todos los medios de comunicación están siendo influenciados por el gobierno y detrás de este la élite tradicional. Me refiero a que en pasados días solo el periódico El Tiempo fue el único que anuncio la “inversión” por 4 billones de dolares en la modernización de las fuerzas armadas. Ningún otro importante medio nacional lo menciono de acuerdo a lo que he investigado. No es muy irónico esto? No es eso muy preocupante no solo por la transmisión de la noticia, pero por lo que significa este gasto?

  4. ¿Sabe por qué El Tiempo publica esa noticia y los demás medios no? Muy sencillo: porque casualmente muchas de las noticias relacionadas con el ministerio de Defensa le llegan primero (o exclusivamente) a ese periódico, del cual el ministro de Defensa es accionista. Curioso, ¿no?

  5. Esto es entendible y algo que ya se ha visto repetidas veces. Pero porque esta información no fue diseminada por otros medios de igual envergadura como El Espectador o inclusive Semana? Un amigo periodista me dice que los medios de comunicación nunca utilizan información obtenida por otros medios nacionales, y se entiende de alguna forma. Lo que no se entiende es por que esta información no fue corroborada por otros medios o comentada por columnistas de opinión? Pues pienso que esto es de primordial importancia. Si se le esta ganando la guerra tan convincentemente a las FARC por que no se invierte este dinero en asuntos mas prioritarios?

  6. Me da pena tener que expresarme asi de un periodico que podria ser un adalid de la paz, pero definitivamente el TIEMPO es la mas burda de las herramientas para enajenar al comun del pueblo chibchombiano.

  7. Da igual, en Colombia no existen medios de comunicación imparciales. Todos están controlados por unas familias de aristocratas que, a su vez, conocen personalmente a quienes detentan el poder (sea en el congreso, en alguna alcaldía, etc). Luego, por qué se molestarían estas gentes de tan noble cuna y de tan poca moral en hablar mal de sus amigos cuando meten las de caminar?

  8. Hola Vladdo, El Tiempo es una de estas cosas que si no la conoces no te la crees: puede un país democrático de 40 millones de habitantes haber centrado su funcion informativa escrita en estas 20 páginas mal escritas durante tantos años? Impensable, pero cierto…Saludos, Doppiafila

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s