¡Gracias, Telmex!

Hasta hace relativamente poco tiempo, cuando el servicio de Internet me lo prestaba la empresa CableNet, yo vivía prácticamente clavado frente a un teclado, vagando sin pausa por las infinitas rutas del ciberespacio. Como la conexión nunca se caía, me podía dedicar horas y horas a abrir cuanto link se me atravesara en el camino, sin preocuparme por el tamaño de las imágenes, ni por las ventanas que se abrían una tras otra, llenas de gráficas y sonidos. En últimas, había dejado de consultar mis diccionarios, porque todo lo tenía al alcance una tecla; había abandonado casi por completo las ediciones impresas de periódicos y revistas, porque las versiones .com eran más que suficientes para saber qué pasaba en el mundo, a cualquier hora del día o de la noche; había olvidado lo que era sentarme a ver televisión, porque en mi computador me divertía de lo lindo.

Sin embargo, desde que mi compañía de cable (y de televisión) pasó a manos de Telmex, he recuperado esas cosas simples que casi había olvidado y que hacen tan grata la vida. Como la conexión se cae con inusitada frecuencia, yo, en vez de molestarme y renegar por la calidad del servicio, ahora me voy a husmear entre mis libros y me alegro inmensamente cuando me vuelvo a sentar en esa cómoda poltrona que no tiene ni punto de comparación con una silla de computador. También he redescubierto el placer que me producía desde niño el olor de la tinta fresca de los periódicos y las revistas de papel, sensaciones que la web está lejos de proporcionarme. ¡Gracias, Telmex!

Cuando el servicio de Internet me lo prestaba la empresa CableNet, la comunicación con mis amigos (usuarios de la misma empresa de cable) se había convertido en un tecleo permanente por el Messenger, en el cual abundan una cantidad de figuritas que supuestamente sirven para representar nuestros estados de ánimo. Como últimamente el servicio se ha vuelto tan inestable y las charlas virtuales se interrumpen constantemente, con mis amigos preferimos reunirnos a tomar un café o un trago, para decirnos cara a cara esas cosas que los iconos y los ruiditos del computador no alcanzan a interpretar; recuperé a mis amigos. ¡Gracias, Telmex!

Cuando el servicio de Internet me lo prestaba la empresa CableNet, podía enviar sin contratiempos mis mensajes de correo electrónico, con pesados archivos adjuntos, sin tener que cruzarme una sola palabra con mis colegas de las publicaciones en las cuales colaboro. Después de cada envío, me mandaban un mensaje de confirmación, y listo. Como en esta nueva etapa hasta el envío o recibo del más simple mensaje se han vuelto cosa eterna, entonces he optado por copiar los archivos en una memoria USB y llevarlos yo mismo, cosa que me ha permitido volver a departir con mis compañeros de faena periodística, como en los ‘viejos tiempos’.

Ya también se me había olvidado lo rico que es hablar de nuestro oficio y bromear en persona… ¡Gracias, Telmex!

6 comentarios sobre “¡Gracias, Telmex!

  1. En Medellín, el servicio de Telmex parece más estable, pero de todos modos hay que salir de internet, hay que “desenchufarse” y volver a la vida real, porque es mejor tomarse un café con los amigos y departir agradablemente un rato, que pasarse interminables horas por chat, así sea muy rápido.

  2. Vladdo, todas esas empresas grandes de telefonía e internet son unas ratas. Yo tenía un contrato con Vodafone (internet para el portátil, y además, celular), por internet pagaba 60 euros mensuales, estuve 1 mes sin el servicio por daño del módem (con garantía vigente) y me lo cobraron…hice el reclamo, y como atención, me hicieron un descuento del 10 por ciento pero de la factura del celular (que no pago más de 15 euros, porque no soy adicta al teléfono), qué taaaaaaaaaaalllllll????…total, cancelé el contrato y le estoy robando señal al vecino mientras me afilio a alguna otra de esas empresas ratas, todas son igualitas!!!…

  3. VLADDO: QUE TAL ENTONCES, QUE TUVIERAS QUE PADECER EL SERVICIO DE INTERNET BANDA ANCHA DE UNE EN MEDELLÍN. REGALARÍAS EL COMPUTADOR CON TODA SEGURIDAD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s