Si no es censura, ¿entonces qué es?

Varias personas me han preguntado qué fue lo que pasó con la cancelación de mi columna en el periódico Portafolio, al cual había sido invitado hace cerca de tres años por su director, Mauricio Rodríguez. Por eso, les transcribo aquí la nota de respaldo que resume bastante bien el asunto, y que publicó en su blog el colega Felipe Zuleta, a quien le agradezco inmensamente por su solidaridad. Aquí va…

Sábado, enero 20, 2007
La censura contra Vladdo

Desde hace más de tres años los lectores del diario Portafolio tenían el privilegio de leer las columnas de Vladdo Flórez, quien no estaba allí para engendrar, como suelen hacer los analistas económicos, una cantidad de teorías que, por lo general no funcionan.

 Cuando el director del diario Mauricio Rodríguez, (cuñado de Juan Manuel Santos), llamó a Vladdo para que colaborara como columnista sabia que el periodista no se iba a desgastar defendiendo al gobierno de Uribe, ni mucho a los miembros de la familia Santos. Desconocer esto sería un acto de supina estupidez.

Rodríguez simulando un gesto democrático totalmente ajeno a su manera de ser, desestimó las observaciones que en ese sentido le hizo el mismo Vladdo. Me imagino a Rodríguez en el momento de la contratación diciéndole al columnista que tendría absoluta libertad para escribir ya que la Casa Editorial El Tiempo era abierta, demócrata y liberal.

Ingenuo Vladdo y mendaz Rodríguez pues esta semana en un acto de censura monda y lironda el director de Portafolio le quitó la columna a Vladdo.

La censura a Vladdo es la prueba de que un medio de comunicación no debe tener a sus dueños trabajando en un gobierno cuestionado por sus vínculos con los narcoparmilitares, con gravísimas acusaciones de corrupción y que se ha destacado por defenderse utilizando para ello el expediente de la mentira y el desprestigio.

Lo que nunca calcularon los Santos era que su teoría del “revolving door” no era tan fácil de aplicar en el sentido de que quienes se salían del periódico para hacer política no podían volver.

Los Santos, aun ejerciendo cargos públicos le meten la mano al periódico; Juan Manuel llama a los editores y periodistas para indicarles como deben escribirse las notas y los titulares. Así lo hacia cuando se desempeñaba como ministro de comercio exterior en el gobierno de Gaviria porque me toco verlo y así lo sigue haciendo según me lo confirman algunos amigos que trabajan en El Tiempo.

 Por eso la decisión de la familia de vender el periódico es favorable para los lectores y de paso para la propia familia que sabe es que el negocio no da para mantener a las nuevas generaciones de Santos, como tampoco resulta cómodo tener a los parientes trabajando con el estado. Es mejor para los pocos accionistas del diario irse con unos buenos pesos en el bolsillo que quedarse asumiendo el desgaste de balancearse entre la credibilidad debida frente a los lectores y la defensa soterrada a un gobierno cuestionado.

La censura a Vladdo en Portafolio obedece a que sus escritos eran un “estorbo” para el gobierno y sus funcionarios especialmente para los de apellido Santos. Ahora falta ver si el despido fue ordenado por Memel, o más bien por el director del diario, lo que no me extrañaría porque no hay persona que tome decisiones más torpes que aquel que se cree más inteligentes de lo que es.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s